martes, 30 de agosto de 2011

Las Grandes Fortunas de Francia piden pagar más Impuestos



Hace unos días, en mi escrito "Estado de Bienestar e Impuestos" hacía hincapié en la diferencia entre las grandes fortunas españolas y extranjeras, afirmando que las extranjeras no abandonaban su país de origen porque se les subieran los impuestos, y hoy no solo me reafirmo en mi afirmación, sino que la llevo más adelante a tenor de las noticias aparecidas en la prensa.

Después de leer en El País que las grandes fortunas de Francia piden pagar más impuestos ante la crisis he sentido vergüenza de nuestros ricos, con los que no me une nada, os lo prometo, pero que estos cerdos ibéricos bien engordados con nuestros lomos no sean capaces de secundar a sus vecinos gabachos, me enfurece sobremanera. Y más después de leer, en el mismo diario, que el representante de Zara en Brasil ha sido llamado a declarar por el sistema de esclavitud en el que se encuentran los trabajadores de una de sus empresas proveedoras.

Así se crean imperios, pagando poco y en régimen esclavista, y aportando poco al estado. Eso sí, pidiendo cada vez mejores infraestructuras para que los productos de sus empresas en el extranjero, puedan competir con las establecidas en España en mejores condiciones. Y cerrarlas.

lunes, 29 de agosto de 2011

Mario Benedetti - Hagamos un trato




Compañera usted sabe que puede contar conmigo
no hasta dos o hasta diez, sino contar conmigo
si alguna vez advierte que la miro a los ojos
y una veta de amor reconoce en los míos
no alerte sus fusiles ni piense qué delirio
a pesar de la veta o tal vez porque existe
usted puede contar conmigo.

Si otras veces me encuentra huraño sin motivo
no piense qué flojera, igual puede contar conmigo
pero hagamos un trato yo quisiera contar con usted
es tan lindo saber que usted existe, uno se siente vivo.

Y cuando digo esto quiero decir contar
aunque sea hasta dos, aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda presurosa en mi auxilio
sino para saber a ciencia cierta
que usted sabe que puede contar conmigo.

La Voz de mi Guitarra



Resignación

No es el viento el que llama
por la noche a tu balcón,
es mi canción.

No es la noche quien derrama
a tus pies su mano oscura,
es mi amargura.

No es la voz de mi guitarra
quien te sorprende dormida,
es mi agonía.

Vuela la cometa
sin saber a dónde.
Sin fe que la guíe
el viento la rompe.

jueves, 25 de agosto de 2011

Regulación de Empleo en la Banca



Dice un viejo refrán que "cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar", porque serán probablemente las siguientes. Esto viene a cuento con la noticia aparecida ayer en la prensa nacional e internacional en la que se afirmaba que Royal Bank of Scotland, una entidad que ha recurrido a ayudas estatales para superar pérdidas en su gestión relacionadas con la deuda griega, apuesta por despedir 2.000 empleados en los próximos año y medio para salir de la crisis de resultados en la que se encuentra sumida; mientras tanto, realiza contratos a trabajadores temporales de hasta 2.700 euros DIARIOS. Y por si esto fuera poco, a un centenar de sus directivos les concedió unos bonus en el mes de marzo de un millón de euros de media a cada uno, siendo el caso que han llegado a cobrar hasta 26 millones sumando los sueldos de 5 ejecutivos.

Desde luego, en España somos más sofisticados, y en vez de airear los casos similares que ocurren en nuestro país y situarlos en primera página de los diarios (o revistas del corazón, que no sabemos ya dónde hay más audiencia), tendemos a callarnos y hacer como si la cosa no fuera con nosotros. Ya nos tocará, ya, y será tarde y no podremos hacer nada. "Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío. Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar." Martin Niemoeller, pastor protestante alemán (frase mal atribuída a Berthold Brecht)

martes, 23 de agosto de 2011

Selección Española de Baloncesto Femenino U16



Este escrito quiero que sea mi pequeño homenaje particular a un grupo de deportistas casi anónimas que, pese a tener el calor de los suyos cercano en el sentimiento y lejano en el espacio, han llevado a cabo un derroche de pundonor, competitividad, deportividad y técnica dignos de todo elogio. Me refiero, como ya habréis adivinado y el título de esta entrada así lo indica, a la Selección Española de Baloncesto Femenino U16 que recientemente se ha proclamado CAMPEONA DE EUROPA en Italia 2011.

Todas han estado magníficas, pero yo me voy a decantar por su jugadora número 7, María Belén Arrojo Jiménez, mi sobrina, que con sus flacas piernecillas está levantando el trofeo. Aúpa Belén, los que te queremos estamos contigo.

Cómo ven a los Andaluces los demás Españoles



“Rompedme ya ese retrato,
Que ese no es el de mi tierra,
Que me habéis pintao una cosa
Y otra muy distinta era...”
Jarcha, “Retratos de Andalucía”


Hay quien dice que en mi tierra no se trabaja, que no nos gusta trabajar y siempre estamos de fiesta.

Hay quien dice que en mi tierra solo se come pescadito frito y gazpacho, que no sabemos comer y que no tenemos otra cosa.

Hay quien dice que en mi tierra no se puede vivir, que el calor es tan grande que no se puede estar allí.

Hay quien dice que la gente de mi tierra es falsa, mentirosa, ambigua, engañosa, juerguista, charlatana, … y tantos y tantos adjetivos peyorativos que asusta, siendo muy pocos positivos.

Hay quien dice que mi tierra no produce nada, y lo que produce no tiene sabor.

Hay quien dice que el mar de mi tierra, el Mediterráneo, alberga especies de peces que no tienen apenas calidad. El Atlántico, que también baña mi tierra, ni lo mencionan.

Hay quien dice que en mi tierra hay un monumento, la Alhambra, que es un castillo, y que quien ha visto uno ya los ha visto todos.

Hay quien dice que la gente de mi tierra es toda gitana, o mora.

Hay quien dice que la gente de mi tierra no sabe hablar, que cortan las palabras o las pronuncian mal.

Todas estas lindezas, y muchas más, dicen de la gente de mi tierra gente de otras tierras, más al norte. Pero, ¿creéis que se puede rebatir una idea preconcebida y arraigada por el mucho tiempo de auténtica charlatanería insidiosa? En el norte que yo conozco, la mentira repetida es realidad; y no importa si no conocen la tierra de la que hablan ni la gente a la que se refieren. Aunque desconozcan algo, no soportan que tú vengas a explicarles nada, prefieren seguir en “su” mentira.

¿Cómo explicarles que gentes de mi tierra iban a segar, en verano, a pleno sol, el cereal que sus familiares no eran capaces de segar? ¿Cómo contarles que gente de mi tierra buscaba lejos de sus hogares trabajo desde tiempos que se pierden en la memoria? ¿Cómo decirles que las fiestas tienen en todos sitios la misma duración, que los días festivos y laborales son en todos lados iguales? ¿Cómo hacerles ver que los patrones de los andaluces no son tontos y hacen que trabajen lo mismo que los de otros lugares e incluso más?

Estas gentes del norte de España desconocen la gastronomía de mi tierra, sus pucheros, cocidos, potajes, etc., la gran riqueza de nuestra comida típicamente mediterránea, y piensan que sus excesos de carne son la “buena alimentación”.

Esta misma gente no sabe que gente de mucho más al norte que ellos: escandinavos, ingleses, holandeses, alemanes, franceses y un largo etcétera, eligen mi tierra no ya sólo para veranear, sino que también para vivir, a pesar del calor, con una cosa que quizá desconozcan: el aparato de aire acondicionado imprescindible en viviendas, comercios y todo tipo de instalaciones, y que aún así y con nuestra variedad climática (hay distinta temperatura en Cádiz, Huelva, costas de Málaga, Granada y Almería, Alpujarra, etc., que en Sevilla o Córdoba), hacemos del día y la noche un largo período con muy diferentes temperaturas para desarrollar nuestra vida. Y disfrutamos también de la noche.

Esta gente quizás no sepa que es estadísticamente imposible que tengamos todos los adjetivos peyorativos, que alguno de ellos tendrá algún defecto, pues su Dios, del que en el norte son tan creyentes, es justo y equitativo, y a todos nos da lo mismo, tanto en defectos como en virtudes.

Estos amigos del norte desconocerán los productos de nuestras vegas, hortalizas y verduras, legumbres, arroz, plantas aromáticas, frutas, etc., sí, aquellos que tuvo que enseñarle a cultivar gente de mi tierra expulsada por Felipe II para romper la rutina de su dieta de pan de cebada o centeno, cerveza y vino (el rico podía comer también carne), tan constante y habitual desde época romana hasta el siglo XVI que debería ser tediosa. O nuestro jamón de Jabugo o de Los Pedroches, patanegra ambos, o nuestros vinos de Jerez, Sanlúcar, Montilla, del Condado, de Granada, de Málaga, o las carnes de nuestras ovejas segureñas y cabras granadinas, o la leche Puleva que producen las vacas de nuestros pastos de Sierra Nevada, o nuestros quesos de Ronda, nuestros embutidos, nuestro aceite, etc.

Me gustaría hablarle a esta gente de tan al norte que los mares de mi tierra, y digo mares porque son dos los que riegan nuestras costas, nos dan ese atún rojo tan apetecido por los japoneses para elaborar sushi, la gamba blanca de Huelva, la quisquilla de Motril, los langostinos de Sanlúcar, chanquetes, boquerones, chipirones, caballas, sardinas, etc., y ese caviar de beluga de Riofrío del que dicen que es uno de los mejores del mundo y el único con certificación ecológica, procedente del esturión autóctono Acipenser naccarri (http://www.vivirbien.net/noticia/517/Gourmet/caviar-riofrio-beluga-espanol-unico-mundo.html).

También me gustaría comentarles que la Alhambra no es un castillo, sino una ciudad que alberga varios palacios, y que haber estado propuesta para ser una de las nuevas 7 maravillas del mundo entre 21 aspirantes y quedar en el puesto 14 la hace no ser un edificio de tantos sino algo más especial. Pero que también tenemos unos Reales Alcázares y Catedral en Sevilla, una Medina Azahara y Mezquita en Córdoba, o una ciudad como Niebla en Huelva o Carmona en Sevilla, o Úbeda-Baeza-Sabiote en Jaén inigualables, únicos. Pero que mi tierra también es algo más que monumentos, son lugares, espacios y personas únicos (Sierra Nevada, Doñana, Desierto de Tabernas, Cabo de Gata, Pueblos Blancos de Cádiz, Las Alpujarras granadina y almeriense, la Sierra Norte de Sevilla, el Parque de los Alcornocales, el valle del Genal, García Lorca, Picasso, los Machado, Bécquer, Murillo, Zurbarán, Velázquez, Alberti,… sin olvidar a los premios Nóbel andaluces Juan Ramón Jiménez y Vicente Alexandre).

También debería explicarles que es difícil que en la edad media un castellano-a se mezclase con un musulmán-a por cuestiones de pureza de la sangre, o con gitanos que viven en un mundo cerrado, pero que no nos importa, que la mezcla mejora el adn, y así estamos orgullosos de nuestro componente sapiens-sapiens/fenicio/griego/ibero/romano/godo/árabe/norteño/, pero si aún así no hay bastante, me gustaría hablarle de un estudio genético realizado por diferentes universidades del mundo sobre la población española y sus perfiles de adn: http://download.cell.com/AJHG/pdf/PIIS0002929708005922.pdf?intermediate=true (reveladores los datos de la figura 4, el mapa de España de la página 732 del artículo original). O aclararles que tras la expulsión de los moriscos de Granada tras las guerras de 1568-1571 en la Alpujarra, éstos fueron repartidos por todos los territorios de la Corona de Castilla, quedando el reino granadino prácticamente limpio de población morisca.

Y si dicen muchos que no sabemos hablar, que cortamos palabras, pues que sepan que nosotros hablamos como nos apetece, pero entendiéndonos, entre amigos, y utilizamos las palabras que queremos, y las pronunciamos como queremos aunque luego las escribamos en correcto castellano, como también hacen asturianos o cántabros, que cambian palabras y pronuncian mal y nadie les dice nada.

Aunque pienso que ni yo ni la gente de mi tierra tenemos que justificar ninguno de los puntos que he tratado en este escrito, he de confesar que después de hacerlo me he quedado muy a gusto. ¿Porqué está bien que un vasco diga “agur” y yo no pueda decir “adioh” o “adió”?

lunes, 22 de agosto de 2011

Otoño Intenso y/o Primavera Granadina




No sé porqué, pero después de leer un par de artículos sobre la triste realidad actual de los territorios que formaron el histórico Reino de Granada y su actual dependencia de la Andalucía sevillana, vuelvo a acordarme de los jóvenes del Movimiento 15 de Mayo y su crítica a los políticos tan interesados, incompetentes, innecesarios, oportunistas, etc., que tenemos. Y me refiero a mis, otrora, compañeros de ideales políticos César Girón y Jerónimo Páez, con sus artículos respectivos "Granada necesita un otoño intenso", publicado recientemente en el diario Ideal, de Granada, y "Se impone una primavera granadina para recuperar..." publicado en el mismo diario el 14 de Agosto del presente año.

Me entristece tener que haceros una observación, pero es que no puedo por menos que sonrojarme viendo lo caradura que llega a ser la gente. Estos dos señores, otrora socialistas de pro, incorruptibles y luchadores por una izquierda socialdemócrata más justa, todo ello, por supuesto, gracias a los votos conseguidos por el partido en el que ellos estaban integrados, el PSOE, han visto la luz del "granadinismo", por fín, y se afanan en buscar un nuevo frente de ilusiones para los sufridos granadinos. ¿Será que han visto que van a perder las próximas elecciones para una buena temporada y se están buscando las habichuelas en el extraradio político a lo Paco Martínez Soria?

Hace nada, un partido de soñadores, el PRAO, un partido que busca la salida de la autonomía de Andalucía, y si no es viable como puede parecer últimamente, luchar por Granada, Jaen y Almería, apenas sí sacaba unos cuantos centenares de votos en la capital granadina, y ellos cagando.

Los problemas enumerados por el sr. Páez, la pérdida de atribuciones, instituciones, empresas,... a los que alude, llevan años sufriéndose. ¿Usted dónde estaba mientras ésto sucedía, sr. Páez? ¿y usted, sr. Girón? Yo sigo pensando como pensaba hace tiempo, que Granada tiene que despertar, tiene que liberarse primero de políticos como ustedes, y luego de los arreos sevillanos que nos han colocado, pero a la vez sigo siendo socialista y me avergüenzo de lo que hacen los míos en sus respectivos gobiernos, pero fui de los pocos que voté al partido minoritario que se comprometía a luchar por mi tierra, aunque la mayoría de sus miembros sean conservadores.

Se me ocurren más cosas que decirles, créanme, pero no tengo ni tiempo ni ganas para hablar de esta gente. Otra vez será.

viernes, 5 de agosto de 2011

Estado de Bienestar e Impuestos



Es triste ver cómo el Estado de Bienestar está en la picota gracias a los partidos políticos que nos gobiernan, los cuales han entrado en una cruzada contra los menos favorecidos y el Estado de Bienestar beneficiando a los más afortunados, aquellos que tienen patrimonio que transmitir o recibir, aquellos que tienen dinero suficiente para pagar una consulta al médico que hasta ahora es gratuita, o aquellos que solamente pagan un 1 por ciento de impuestos por ser una Sicav, o sea, una entidad creada artificialmente con la única finalidad de no pagar impuestos y que siempre los pague el mismo: aquel que tiene una nómina mediocre (porque el que la tiene alta, como el sr. González, ex-presidente de BBVA, recibe una indemnización al jubilarse de 79,5 millones de euros aproximadamente) o el pequeño comerciante.

Pero si a última hora fuera el PP el que defiende esta postura, lo entendería, pues él solamente busca favorecer a los grandes propietarios, grandes empresarios y autónomos de alto nivel, pero que esta postura la respalde el PSOE, tradicionalmente potenciador y garante del Estado de Bienestar, se me hace difícil de digerir. Ya hablé hace meses del giro de Zapatero a la derecha, pero ¿habrá que hablar del giro del PSOE a la derecha? Espero que no, porque si así fuera, habría que buscar nuevos representantes políticos de la clase más desfavorecida y maltratada.

¿Acaso tenemos miedo de que las empresas o grandes propietarios abandonen España si nuestros (también vuestros) políticos en el gobierno les suben los impuestos? No lo creo. También se los han subido en numerosos países del mundo occidental y no se han ido ni han establecido sus empresas en otros países. Incluso Evo Morales, que subió los impuestos de las grandes empresas extranjeras establecidas en Bolivia hasta dígitos enormemente altos como el 75%, sabe que ninguna empresa se ha ido de su país. ¿Porqué aquí tenemos tanto miedo de sostener al Estado con impuestos justos y progresivos?

jueves, 4 de agosto de 2011

Y tú te habías ido




Es fácil ser pudoroso cuando los sentimientos que se asoman a una ventana son los de uno mismo. Es fácil ser pudoroso, y quizá por eso estos poemas hayan estado tantos años en el interior de una habitación a oscuras. No sé si el momento de abrir las ventanas ha llegado, ahora, como por casualidad, pero en este momento, y no en otro, me he visto en la necesidad de correr los visillos y hacer que los poemas se asomen a la tarde. Y la luz se hizo.

Oh, cielo, ¿dónde estabas?
Vino aquella mañana el viento del norte
para saludarte, y no te encontró
y se fue.
¿Dónde estabas?
No te encontró cuando vino el sol
para calentarte, y también se marchó.
Oh, cielo, ¿dónde estabas
que ni el viento ni el sol te encontraron?

Vinieron hasta la puerta de mi casa
la lluvia y el frío. Querían verte.
Les dije: -Pasad. Pero también se marcharon.
¿Tú dónde estabas, amor mío?

Aquella mañana de invierno
no te encontró conmigo
y se marchó.
La primavera no tuvo
a quién dejarle flores
y se marchó.
Oh, cielo, ¿dónde estabas?

No quiero que venga la noche
y no te encuentre conmigo
y se vaya.
No quiero que vengan
las frías tardes de Noviembre
y también se vayan.

No sé cual fue tu camino.
Sólo se que vinieron a buscarte
el viento del norte, el sol, la lluvia, el frío
y una mañana de invierno...
y tú te habías ido.