jueves, 28 de julio de 2011

José Ignacio Lapido - La noche que la luna salió tarde

Una canción mágica de José Ignacio Lapido, del antiguo 091, "La noche que la luna salió tarde", un cúmulo de hermosas sensaciones en la comunión del hombre con la tierra. Existe otra versión con Amaral, pero a mí me gusta esta de Lapido. Estamos ante un poeta, con mayúsculas.


Me tumbé en el suelo sólo para oir crecer la hierba
y hasta mí vinieron todos los sonidos de la tierra.
Escuché a los insectos en sus mil rituales
y las plegarias que cayeron del cielo ¡Quién sabe
si haciendo espirales!...
La noche que la luna salió tarde.

Me tumbé en el suelo sólo para oir crecer la hierba
esperando un sueño que como un enjambre me envolviera
y que me hiciera oir las rimas de antiguos romances
pero sólo oí llorar a los que fueron amantes
un sólo instante...
La noche que la luna salió tarde.

Me tumbé en el suelo sólo para oir crecer la hierba
y escuché más cosas, muchas más de las que yo quisiera:
El sonido de tus lágrimas al derramarse
el eco de tus pasos al alejarte
y el tiempo pararse...
La noche que la luna salió tarde.

martes, 26 de julio de 2011

El Marinerito



Este poema lo escribí hace ya muchos años, tantos que solo recuerdo que a mi madre le gustó mucho. Un día vi un chiquito jugando con un velero y me vino a la mente este puñado de palabras. No seáis muy críticos conmigo, que no tendría muchos más años que el chico de la foto. O al menos eso creo. La juventud se me hizo corta y los años abundantes y aquí sigo, con más recuerdos en el corazón que proyectos en la cabeza.


El niño jugaba alegre
con su barco de madera
alrededor de la fuente.

Eran sus manos los remos
de tan débil carabela...
caía el sol de Septiembre
sobre su frente morena.

"-Cuando sea grande
quiero ser capitán
de un barco de vela
de los de verdad

y cruzaré los mares
buscando un lugar
lleno de tesoros
que desenterrar

y traeré a mi madre
un lindo collar
de piedras preciosas
y fino coral

y, llegando a puerto,
la gente dirá:
-¡he aquí un marinero
de los de verdad!..."

Una ráfaga de viento
el barquichuelo volcó.
¡Eso no lo vio en su sueño!

El niño tomó su barco
y se fue para la escuela...
caía el sol de Septiembre
sobre su frente morena.

La Voz de los Mercados



Es cierto que desde que la Globalización se "globalizó" en nuestro planeta los Estados iniciaron un proceso ininterrumpido de pérdida de poder a la par que los Mercados consolidaban un desarrollo ascendente incuestionable. Y este pulso por el poder no se puede frenar o alterar porque el poder de los Estados no alcanza nada más allá de sus fronteras, y, sin embargo, el poder de los Mercados es internacional y cada vez más grande.

Este proceso al que deberemos adaptarnos, como a tantos otros procesos históricos políticos, sociales o económicos, dejará por el camino muchos cadáveres antes de ser regulado por una Comunidad Internacional unida y que es lenta, demasiado lenta, quizá porque en ella misma existen Estados con demasiado peso económico, influencia e intereses en los Mercados (léase Alemania).

Sí, llegaremos a salvarnos, quizá a mal sobrevivir, pero con unas diferencias entre clases inabordables. Ah, y para inalterables acomodados: desaparecerá la clase media. El apetito insaciable de los Mercados necesitará más y más riqueza, y echará mano donde la haya, como ahora sucede en la batalla de los Bancos contra las Cajas de Ahorro. Este es el mundo que iban a heredar nuestros nietos, pero la muerte prematura de la solidaridad y tantos otros valores positivos hará que heredemos en vida nosotros mismos.

Santabárbara - Adiós amigo

Mañana empieza su futuro,
en el vagón de un viejo tren,
hoy se despide entre murmullos,
algún amigo y su mujer
y les dirá, ya volveré,
confiad en mi, tenedme fe.
Mañana empieza su futuro,
hay que cambiarlo por su ayer.

Adiós amigo, hasta la vista
que tengas más suerte que aquí.
Adiós amigo, hasta la vista
y que consigas ser feliz.
Adiós amigo, hasta la vista,
vas a vender tu vida lejos del hogar
Adiós amigo, hasta la vista
y encaras la felicidad.

Guarda su ropa en la maleta,
llena de fe su corazón
y la esperanza de una vuelta
va con sus ojos y en su voz
Se marchará y entonces él,
otros que van son como él.
Ha comenzado su futuro
lo ha cambiado por su ayer.

Adiós amigo, hasta la vista
que tengas más suerte que aquí
Adiós amigo, hasta la vista
y que consigas ser feliz
Adiós amigo, hasta la vista ,
vas a vender tu vida lejos del hogar
Adiós amigo, hasta la vista
y encaras la felicidad.

Adiós amigo, hasta la vista
que tengas más suerte que aquí
Adiós amigo, hasta la vista
y que consigas ser feliz

Adiós amigo, hasta la vista
y que consigas ser feliz…


miércoles, 20 de julio de 2011

Burbuja Inmobiliaria y Crecimiento Económico



Según el Ministerio de Fomento y para 2010, la bolsa de vivienda nueva en España es muy variable según la comunidad autónoma a la que nos refiramos. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana está el 19,35% de las viviendas pendientes de venta en España, en Andalucía el 16,33% y en Cataluña el 15,03%. Entre las 3, nada menos que más del 50% de las viviendas pendientes de venta. En la parte opuesta, Extremadura presenta el 0,53%.

Esto nos pone en relación con el crecimiento económico experimentado en comunidades como Andalucía, en la que ha habido una dependencia extrema del ladrillo y no ha habido una diversificación del tejido productivo en aras a no depender excesivamente de un sector con tantos vaivenes en sus ratios. Se ha construido muy por encima de las necesidades reales de la población.

Por el contrario, en Extremadura se están haciendo grandes esfuerzos por abandonar los últimos puestos en los indicadores económicos, y a fe mía que llevan camino de conseguirlo con un crecimiento muy consolidado en sectores como la industria agroalimentaria, mucho más estable.

En el caso extremeño bien que podremos decir que los fondos de cohesión recibidos de Europa han sido bien aprovechados en consolidar el cordón productivo y ha habido una buena planificación.

jueves, 7 de julio de 2011

Juan Erasmo Mochi - El Lagartija

Le llaman el lagartija porque siempre
Tiene prisa, y le gusta el sol.

Hoy no fue a la escuela, hizo novillos,
Se fue por el campo alegre buscando grillos.
Tiene el cabello rubio, color de trigo
Y un tirachinas verde, rama de olivo.

Le llaman el lagartija porque siempre
Tiene prisa, y le gusta el sol.

Y cuando en una rama divisa un nido
Paso pasito avanza, cara de pillo.
Saca su tirachinas de algún bolsillo
Luego se gira y tira hacia otro sitio.

Le llaman el lagartija porque siempre
Tiene prisa, y le gusta el sol.

No quiere vivir cerrado entre paredes
Con unos libros y un lapicero,
Con una pluma, con un tintero,
Con una regla, con un babero
Con muchas rayas, como de preso, por eso

Le llaman el lagartija porque siempre
Tiene prisa, y le gusta el sol.

Emilio José - Mi barca

Tu nombre se está borrando
De la proa de mi barca,
¡Ojalá que el mar pudiera
Borrármelo a mí del alma!...
Una copla marinera
Que de boca en boca anda,
Aunque no le importe a nadie,
Yo fui el primero en cartarla...

Pero yo sí que lo sé,
Yo sé dónde está esa barca
Medio enterrada en la arena
En una playa olvidada.

Yo sé también que hubo un hombre
Que puso rumbo a esa playa,
Para abandonar allí recuerdos
Que le quemaban.
Todavía el sol poniente
Arranca chispas doradas
Al viejo farol de cobre
Que cabecea en la jarcia...

Tu nombre se está borrando
De la proa de mi barca.
Nadie sabe que esa copla
Se me escapó a mí del alma.

martes, 5 de julio de 2011

La Irreversibilidad de la Vida



Cuando en la cabeza ya hay más cabello plateado que negro, es el momento en que todos damos, al menos de vez en cuando, un vistazo hacia atrás y empezamos con las primeras anotaciones en el haber y el debe de la contabilidad de nuestra existencia. Y son tantas las anotaciones, tanto en un lado como en el otro del mayor de nuestra cuenta, que sabemos que habremos de volver muchas veces a mirar atrás y rectificar nuestro balance.

Pero hoy, en esta revisión cuasi periódica, he apreciado que no sé si me importa más la duración de la vida o su irreversibilidad, la imposibilidad de volver atrás para enmendar errores o subsanar deficiencias y faltas. Y he creído, o creo al menos, que lo que más me importa es esto último.

Ya sé que la vida es muy corta, aunque al llegar a este momento me gustaría sentirme de otra forma, más satisfecho, que mi existencia no estuviera tan llena de pequeños dramas, pero aquel joven al que quiero enmendar me queda muy lejos, tanto, que sé que nunca volveré a alcanzarlo.

Luis Rosales - Autobiografía




Cómo no sentirme identificado con Luis Rosales una vez leído este que, más que poema, es una obra maestra que conserva la sencillez de la "poesía pura, mía para siempre" que cantaba Juan Ramón.


Como el náufrago metódico que contase las olas
que le faltan para morir,
y las contase, y las volviese a contar, para evitar
errores, hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño
y le besa y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia de
caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería.

La Tiranía de los Partidos Políticos



No creo yo que a la gente le preocupe si tal o cual partido político les gobierna o no. Antes bien, creo que lo que de verdad le importa a la ciudadanía es estar gobernada por personas, pertenecientes a partidos o no, a tal o cual tendencia, que busquen solucionar sus problemas (vocación remunerada de servicio al ciudadano).

La gente se acaba hartando de que todos los gobernantes conocen cuales son las necesidades de sus dirigidos, cuales son las medidas que llevan a incrementar el bienestar social y la satisfacción de sus necesidades y no toman las medidas necesarias para solucionarlo, la mayor parte de las veces porque la “disciplina de partido” no lo permite, o porque esto es apoyar alguna propuesta de la oposición (siempre que ésta tenga alguna propuesta, claro, que no es el caso de la oposición actual).

Me viene a la cabeza el caso de Rafael Sánchez Gordillo, actual (y antiguo) alcalde de Marinaleda, en la provincia de Sevilla. Tras ganar las pasadas elecciones en su localidad al PSOE por un porcentaje de votos del 73% frente al 24%, se afianza al frente de su municipio en base a la honestidad, coherencia, grado de cumplimiento de su programa electoral y transparencia en su gestión. Con él, IU tiene un valor seguro, como antes lo tuvo el SOC (Sindicato de Obreros del Campo).

Al mirar el panorama nacional o autonómico, no veo personas capaces, cumplidoras, al servicio (remunerado, claro) de la ciudadanía, y es triste. Ya sé que no tienen la culpa los partidos de tener en sus filas individuos que caen una y otra vez en la tentación de la apropiación indebida, tráfico de influencias, prevaricación, etc., pero no es menos cierto que le dan a éstos un respaldo que no debieran darle. Es por esto que me pregunto: ¿son necesarios los partidos políticos? ¿No serían preferibles en las elecciones las listas abiertas y que cada uno votara a quien creyera conveniente?

El problema radica en que tras la muerte del dictador Franco los políticos de turno implantaron una democracia en la que los partidos políticos detentaban el poder del pueblo y lo utilizaban a su libre discreción y albedrío, y eso significaba la democracia: el pueblo elegía a sus representantes, pero siempre dentro de una lista proporcionada por un partido político. Y ahondaban más uniendo el poder legislativo y el ejecutivo en el gobierno y su presidente. De esta forma, la democracia sustituía a la libertad. Es lo que tenemos.

lunes, 4 de julio de 2011

José Luis Perales - Pensando en tí

Cuantas veces la luna
Se ha posado en mi frente
Cuantas gotas de lluvia
Han mojado mis manos
Cuantas noches vacías
Cuantos cielo de plomo
Cuantos notas al aire
Cuantas tardes de otoño

Pensando en ti y en este amor
Que parte mi universo en dos
Que llega del olvido
Hasta mi propia voz
Y araña mi pasado
Sin pedir perdón
Estás aquí te siento en cada
Espacio de mi soledad
Te miro y te sonríes
Y después te vas
Y cruzas la distancia
Y yo me quedo aquí
Pensando en ti

Cuantas veces en sueños
Me he escapado contigo
Cuantas veces mis labios
Han gritado te quiero
Cuanto tiempo esperando
Desde que tu te has ido
Cuantas noches vagando
como un niño perdido