domingo, 15 de diciembre de 2013

La Prima de Riesgo, un invento alemán



La verdad es que nos han metido un concepto nuevo en la cabeza, una preocupación más añadida que nos ha tenido a todos con el alma en vilo hasta que se ha estabilizado: la Prima de Riesgo; al menos eso es lo que nos han hecho ver, porque ¿es que antes no existía la Prima de Riesgo?

Yo llevo ya bastante tiempo sospechando el ardid: la Prima de Riesgo es un invento alemán; ¿y porqué pienso así? pues porque soy muy malpensado y no me gusta dejarme llevar por la corriente. Me explico. Esta nueva pariente tan terrible que nos ha salido sobre todo a los países con la economía más débil, es un nuevo concepto que nos han introducido a todos para que culpemos de la situación financiera a un ente y no a un país, sistema económico o entidad determinada. Prima de Riesgo es la diferencia entre el interés que se paga por la deuda pública de un país y el de otro, y a partir de ahí...

La superbanca alemana era la titular de la mayoría de la deuda pública de los países europeos. Vamos, que nos estaba colonizando a base de comprar nuestra deuda con el excedente de liquidez que tenían sus bancos. Llegado el momento de la crisis, han sentido auténtico pavor de encontrarse con una deuda desvalorizada y posiblemente incobrable en algunos casos, por lo que han urdido un plan que consiste, en primer lugar, en reducir los tipos de interés a la banca privada que ofrece el Banco Central Europeo. Una vez que los bancos españoles (en nuestro caso) se han encontrado con inyecciones de liquidez en forma de créditos blandos, han comprado la deuda española a corto plazo que iba venciendo en poder de los bancos alemanes. Para que los bonos, obligaciones y letras fueran atractivos, utilizaron la Prima de Riesgo para elevar los tipos de interés a pagar por nuestro país. Los bancos germanos se han ido aligerando de nuestra deuda pública a la vez que los bancos españoles la iban recomprando a un diferencial muy interesante. Así no necesitan dar créditos a Pymes ni créditos al consumo a particulares.

La jugada ha sido buena, el problema lo tenemos los que tendremos que pagar.


viernes, 13 de diciembre de 2013

¿Monarquía o República?



Bueno, pues la verdad es que en España los políticos no dejan de desviar la atención de los problemas que más nos preocupan a los españoles: el paro, los recortes en la Sanidad y en la Educación, la ley de Reforma Laboral, la corrupción política y empresarial, la inseguridad ciudadana, la desinformación y el dirigismo de los medios de comunicación, la falta de crédito para los hogares y empresas, la recuperación de leyes que creíamos enterradas tras el franquismo (la prohibición de crítica al gobierno, la prohibición de grabar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado que pasan a ser represivos sin posibilidad de prueba,...), los indultos a diestro y siniestro cuando afectan a políticos, empresarios y demás calaña, la voracidad, abuso y estafa por parte de la Banca, el abuso del precio injustificadamente elevado de los servicios más elementales como electricidad, gas o agua que cobran las empresas suministradoras que pagan con cargos en sus consejos de administración a los "servidores públicos" que vuelven la vista a otro lado y se jubilan, la ineptitud, ineficacia e inutilidad de los mismos, ...

Ellos, estos desvergonzados que nos representan, se dedican a crear problemas donde no los hay con el fin de desviar la atención de la eficiencia del trabajo que realizan, cometido para el que fueron elegidos: sacar al país de la crisis, garantizar el alimento, el vestido, la vivienda, la educación, la sanidad y la libertad de sus conciudadanos. En una palabra, cumplir y hacer cumplir la Constitución en todos sus artículos y no solo en los que a ellos les interesa.

En estas estamos, pero no. Ahora sus señorías se dedican a cuestionar hasta el modelo de estado, y ya sean conservadores o liberales, parece que lo que ahora nos preocupa a todos es si en España debe de haber una República o si por el contrario el Estado debe seguir siendo una Monarquía Parlamentaria. Y digo yo, ¿qué más da? A mí lo que me preocupa es que el Gobierno gobierne para los ciudadanos del país, y que lo haga bien, y que el representante del Estado, en este caso el Rey, lo haga bien también. ¿Que esto se puede hacer en un país federal? pues mejor. Reino Unido está formado por cuatro Naciones y la Jefatura del mismo la detenta una Reina. Y no solo en Reino Unido y sus cuatro Naciones, también detenta la Jefatura de Estado en Australia, Canadá, la India, ....

Aunque en España hubo unas elecciones que aprobaron la Ley de Sucesión que definía a España como Reino, y más tarde la Constitución Española que define a nuestro país como una Monarquía Parlamentaria, en los últimos tiempos se está sembrando la idea de un Rey designado y no elegido, y la idoneidad de un Estado Republicano. Es gracioso que la inmensa mayoría de representantes políticos en este país han sido designados y no elegidos, pero parece que ellos son inmunes al virus de las primarias. Incluso hemos de elegir los representantes políticos de una determinada sigla electoral en función del orden en la lista que ellos hayan aprobado anteriormente, prohibiéndonos elegir a un determinado elector por considerarlo más idóneo o capacitado. ¿Será esta la democracia a la que se refieren nuestros políticos?

Pues a mí me van a tener que permitir que diga lo que pienso. Señores políticos, no me gustan ustedes nada, y me parece que en mi país son ya demasiados. Este monarca que tenemos, y su sucesor, no me parece peor que ustedes, a los que ya voy conociendo por los juicios sin castigo que de vez en cuando y como un goteo, nos van mostrando los medios de comunicación. ¡Harían falta tantos policías, guardias civiles y policía judicial en España para controlar a tanto chorizo! Al Monarca ya lo conocemos, y sabemos que a veces mete la pata por salir en una fotografía, y que tiene un yerno muy ambicioso y una hija sospechosa también de serlo, pero cuando sale al extranjero y le acompaña un centenar de empresarios, todo el mundo le conoce y le aprecia. Y sabemos lo que esto nos cuesta, pero un Gabinete de la República con su Presidente a la cabeza no lo sabemos, aunque tenemos ejemplos de su costo en países de nuestro entorno y, la verdad, me asusta. Más sueldos, más jubilaciones millonarias, más funcionariado, más prebendas, ... Pero claro, ustedes necesitan que los nuevos politiquillos, esos cachoros de depredador que forman las juventudes de sus partidos, se vayan colocando y garantizando el futuro.

De verdad, viendo los políticos que tenemos, que votan los intereses de sus respectivos partidos políticos por encima de los intereses de sus gobernados, a veces desearía que el sistema de partidos desapareciera. No os ofendáis demasiado, que no pretendía molestar. Mañana será otro día.