martes, 26 de julio de 2011

El Marinerito



Este poema lo escribí hace ya muchos años, tantos que solo recuerdo que a mi madre le gustó mucho. Un día vi un chiquito jugando con un velero y me vino a la mente este puñado de palabras. No seáis muy críticos conmigo, que no tendría muchos más años que el chico de la foto. O al menos eso creo. La juventud se me hizo corta y los años abundantes y aquí sigo, con más recuerdos en el corazón que proyectos en la cabeza.


El niño jugaba alegre
con su barco de madera
alrededor de la fuente.

Eran sus manos los remos
de tan débil carabela...
caía el sol de Septiembre
sobre su frente morena.

"-Cuando sea grande
quiero ser capitán
de un barco de vela
de los de verdad

y cruzaré los mares
buscando un lugar
lleno de tesoros
que desenterrar

y traeré a mi madre
un lindo collar
de piedras preciosas
y fino coral

y, llegando a puerto,
la gente dirá:
-¡he aquí un marinero
de los de verdad!..."

Una ráfaga de viento
el barquichuelo volcó.
¡Eso no lo vio en su sueño!

El niño tomó su barco
y se fue para la escuela...
caía el sol de Septiembre
sobre su frente morena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario